trabajando con el sujeto

A veces el azar interviene antes de disparar la cámara. Revolvemos agua y aceite para formar burbujas o tiramos montones de viruta en el suelo. A veces obtenemos buenos resultados.

moviendo el sujeto

Combinando una exposición prolongada con el movimiento podemos pintar con la luz. Las trayectorias de los objetos son difíciles de controlar así que hay que hacer muchas tomas para obtener la que estamos buscando.

moviendo la cámara

Cuando los objetos no se mueven se puede mover la cámara. ¡Claro! El movimiento es relativo. Así podemos dibujar trazos e incluso juntar cosas que no estaban juntas en la misma foto.